¿Cómo me lo pongo?: Graduación, lentejuelas y zapatos planos


Las edades de transición son especialmente complicadas en esto del vestir. No quieres ir de niña, pero de tampoco hay necesidad de echarse años encima. La hija de María se gradúa en junio. Tiene 16 años y se ha comprado un vestido de lentejuelas en color verde agua. Busca ideas para combinarlo, sobre todo en cuanto a zapatos.

Obviamente, las bailarinas son siempre una opción estupenda. Pero en este caso, con un vestido de este perfil y aprovechando que ahora las opciones en zapatos para no tener que llevar tacones son tantas y tan variadas, iría un paso (nunca mejor dicho) más allá. El vestido además es cortito, por lo que tiene la ventaja de dejar las piernas al descubierto. Así que podrá aprovechar para buscar una sandalia plana con tiras que anuden al tobillo. Estiliza la pierna (que va muy descubierta) y es un zapato con un punto algo más especial y diferente que la bailarina y sin necesidad de tener que recurrir a los tacones.

Si hace fresquito, tenemos la opción de las levitas (que hay a montones) en color crudo o en rosa palo, por ejemplo. Pero quizás sería más interesante (teniendo en cuenta la edad y el tipo de evento) una bomber estampada. A tono con zapatos y vestido, le resta algo de rigor nocturno a las lentejuelas pero sigue conformando un conjunto muy arreglado.

Y si le apetece llevar bolso, uno pequeño, de cadena, cruzado o colgado al hombro.

No se te ocurra: quemar etapas. El estilo se va definiendo poco a poco, desde que somos pequeños. Vamos teniendo nuestra forma personal de lucir la ropa, hay prendas que nos van gustando más que otras. La adolescencia es más caótica. Se recibe información por muchos lados y no sabemos muy bien cómo encajarla porque aún estamos en proceso de construcción de nuestro yo futuro. Pero la esencia sigue siendo la misma. Así que lo fundamental es seguir vistiendo acorde a la edad. No eres una niña pero tampoco te empeñes en vestir como una mujer. Vete introduciendo prendas de la sección de mayores pero siempre desde tu prisma de 16 años. Acóplalas a ti. No te acoples tú a ellas.
Lentejuelas sobre lentejuelas. Menudo potaje. Complementa siempre las lentejuelas con tejidos más suaves. Prefiero una simple chaqueta de punto sobre un vestido de este tipo que una torera de también lentejuelas.
Descontextualizar prendas está muy bien pero no vale para todos los momentos. Este vestido está muy bien con una cazadora vaquera... pero no el día de tu graduación.
Ponértelo todo. Cuando una prenda es muy potente tiene que ser la protagonista del conjunto. No te hagas un arbolito de Navidad y salgas a la calle como un abanico de colores parecen sus patas y todo el resumen de las tendencias de la temporada en tu ser, a la vez. Como un suplemento de revista de moda en movimiento. No, my friend.

Lo encontrarás en: el vestido de lentejuelas es de Zara. La bomber, también. Las sandalias planas, de Asos.

Comentarios